martes, 8 de enero de 2013

10 días meditando en retiro

Condiciones...

Te despierta la campana a las cuatro de la mañana. Nunca eres la primera en levantarse de las doce personas que duermen contigo, pero te levantas. Te esperan once horas de meditación sentada ese día y los diez que vendrán. Un desayuno a las seis y media de la mañana, y la comida a las once y media. Por ser el primer reitro que haces en esa técnica, podrás comer algo de fruta a las cinco de la tarde. A las nueve y media de la noche se apagarán las luces para domir si puedes. Deja tu móvil antes de entrar y cualquier aparato eléctronico que pueda distraerte, te lo devolverán al final. Guarda tu cuaderno y tu boli y si te gusta escribir, contén las ganas. Sólo verás a los hombre en la sala de meditación pero no les hablarás. Ni a ellos ni a tus compañeras, a las cuales observarás vagar a tu alrededor continuamente. Comerás y dormirás con ellas, sufrirás y recibirás los mismos rayos bajo el mismo el sol del mediodia, pero no está permitido que les hables. Noble silecnio. No mentirás. Ni harás daño a ningún ser vivo. Sois cien personas allí en condiciones de aislamiento, pero la única persona con quien se te permitirá tener un dialogo será contigo misma.

 Contarlo...

Hace tres años y medio cuando comencé a meditar, buscaba a menudo información que me orientara o me acercara a experiencias de gente que hacía lo mismo. En la web encontré interesantes cosas que me ayudaron a entender y a concretar aquello a lo que  me estaba acercando. Ahora yo deseo compartir mi retiro de meditación de diez días, como ya hiciera con mi experiencia en el Monasterio de Amaravati, pensando en que quizás puedan servir estas palabras a alguien que desee acercarse a la experiencia de hacer un retiro de varios días. He intentando resumir todo lo vivido pero me ha sido imposible dada la vastedad emocional y mental en la que me he visto inmersa durante el retiro. A decir verdad, para hacer justicia a la experiencia debería escribir un libro pues un artículo no puede recoger tantas y tantas sutilezas percibidas. Es por ello que la mitad de este post son fotos con las que he tratado de describir una parte de lo vivido.


Vivirlo...

DÍA 1/DÍA 2. 
Pensamiento lógico: ¿Qué es este lugar?
 dudas, incertidumbre, temor.


DÍA 3. 
Sentimiento de huida.Deseos de partir.Música.


DÍA 4/DÍA 5/
Afinamiento en la percepción de sensaciones corporales, 
empezamos siendo consciente de las sensaciones
 de la cabeza a los pies sin deternos en ninguna. 
Tranquilidad, paz.Música.

DÍA 6 
Crisis.Cansancio.
Dudas sobre si podré permanecer aquí.
Pensamientos conflictivos.Imágenes de terror.
Compasión hacía mí.

CADA DÍA. 
Somnolencia. Nos levantamos a las cuatro de la mañana. 
El principal impedimento en las sesiones de meditación ha sido el sueño.


                                                         CADA DÍA
Recuerdos, deseos, temores, felicidad, tristeza.
Paso de un estado alegre a otro más melancólico. 
Imágenes animadas, música.



DÍA 7/ DÍA 8
Percepción de sensaciones por todo el cuerpo.  
Ausencia de molestias físicas.  Sensación de perdida 
de los límites corporales. Paz. Bienestar físico.

 DÍA 9 
Consciencia. Alegría. Fín. Claridad. Contradicción.
 DÍA 10.
Amor. Gratitud 
  


Piensa por unos momentos en qué haces cuando te sientes mal. Qué haces en esos momentos de tristeza involuntaria y cómo entretienes esa melancolía que aparece asociada al tiempo. Piensa qué haces cuando no has dormido suficiente, cuando crees que sufres por amor y cuando estas enfadado. Me pregunto qué haces cuando sientes frustración por algo que no salió como querías. A quién llamas cuando estás enfermo.

Venga, dime qué haces tú cuando tienes ganas de llorar, cuando sientes angustia, y cuando el deseo no te deja dormir. Con quién compartes tu alegría, tu euforia y  el éxito de las metas alcanzadas. Cuál es el lugar al que escapas si tienes miedo.

Y ahora piensa, piensa qué harías si ya no tienes música con la que provocar el efecto contrario. Ya no hay tele, ni redes sociales, ni teléfonos ni el jodido whatsapp para preguntar que tal. Ya no hay boli ni papel para escribir tus emociones, ni calles para aturdirte entre la multitud. Si ya no hay acciones cotidianas en las que refugiarte.  Si no puedes escuchar los diálogos de la gente para olvidar el tuyo propio. Qué harías con tus pensamientos en 24 horas de silencio, durante diez días. Inmóvil. Que harías en diez días de "aislamiento" con tu inquietud.Dónde te esconderías si “esos” recuerdos aparecen. 

No más entretenimientos hacía los que huir. Sólo tú con todo ello, lo que crees que eres, lo que te gustaría ser, sueños , ensoñaciones, miedos, alegría, dolor, sensaciones, sólo con tu cuerpo, tus ticks, los pensamientos que te gustan y los que no, los recuerdos que aparecen cuando quieren y a los que haces aparecer. Levantarse a las cuatro de la mañana no es lo más duro. “El maestro” te dice al final: “acabáis de realizar una operación profunda en vuestras mentes y ni siquiera estáis curados”

Porque todo lo que crees que ha sido tu vida vuelve en esos diez días. Tu mente reaccionando y repitiendo. Tu cuerpo reaccionando y repitiendo. Ya no hay diversiones hacía las que huir. Es todo apareciendo  y desapareciendo. Y tú entrenando tu cerebro para no reaccionar y para conseguir percibir todas las sutilezas del incosciente. 10 días observándo, siéndo consciente de los cambios que se producen fuera y dentro de ti. La meditación vipassana es "ver" que es lo que ocurre justo cuando está ocurriendo. Para no reaccionar injustamente con miedo, apego, aversión, ni exagerado entusiasmo.


Y tantas cosas más que podría escribir, pero ya sabéis que: 

"En realidad, todas estas cosas que nos rodean se van, sencillamente, se van"

                                               (Dudjom Rimpoché)
 ______________________________________________________


Ha sido:

Sorprendente: la manera en que mi mente repetía los mismos pensamientos y emociones cada día a la misma hora.
Divertido: Escuchar música en mi cabeza continuamente.
Estresante: No saber la naturaleza y procedencia de las sensaciones, sentimientos y pensamientos desagradables. No poder evitar que surjan.
Emocionante: No abandonar el retiro a pesar de la resistencia de mi mente y mi cuerpo.
Emotivo: Como mi cerebro ha traído toda mi vida de nuevo al presente.
Loable: El esfuerzo de mi mente por mantener el equilibrio y la cordura.
Maravilloso: El silencio y la quietud.
Duro: La somnolencia de cada día por tener que levantarme a las cuatro de la mañana.
Pacífico: La sensación que tienes cuando ya no hay pensamientos.
Invisible: Tu cuerpo cuando entras en profunda meditación.
Inevitable: Los sentimientos de amor y compasión no asociados a nada ni a nadie.
Imprevisible: La posibilidad de adivinar como me iba a sentir o que es lo que iba a aparecer en mi mente cada día.
Impermanente: Todas las sensaciones cambiando.

* El tipo de meditación que practico se llama Vipassana, y es una técnica de tradición budista. Esta técnica se basa en la atención y la observación de todo lo que experimentamos en el momento presente, tanto de los factores internos: sensaciones, emociones, pensamientos, como externos: ruidos, olores, imágenes... Sin juzgarlos, ni desearlos, ni rechazalos.

Lugares en los que he hecho retiros y que recomiendo:

http://dhammasati.org/
http://www.amaravati.org/
http://www.neru.dhamma.org/index.php?L=4
http://www.dhammagroupbrussels.be/

Otras cosas que escribí sobre este tema...
http://quehagoaquienperu.blogspot.com.es/2012/06/vivir-en-un-monasterio-budista.html
http://quehagoaquienperu.blogspot.com.es/2012/05/que-es-meditar-y-que-no.html

13 comentarios:

  1. Yo te llamo a ti :))
    Un besito y bienvenida. Qué ganas de achucharte un rato.

    ResponderEliminar
  2. Yo a mi marido ( tu primo) y a mi madre; siempre están ahí para escuchar, opinar, dar ánimos, regañar, aconsejar, reir, llorar, apoyar, levantar, abrirte los ojos....

    ResponderEliminar
  3. Es algo que me he planteado alguna vez, pero de forma "platónica", porque sé que a la hora de la verdad me costaría un mundo, sobre todo levantarme tan temprano para meditar...Muy interesante tu experiencia, gracias.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Me alegro mucho de que por fin alguien hable de su experiencia del retiro de diez dias.

    Fue duro para mi dejarlo al cuarto dia. Frustante porque lo llevaba bien. Muy bien. El sueño, la concentración en la sala de meditación. Me sentía muy orgulloso de como lo estaba llevando. Pero....en la tercera noche...me pudo el miedo. No entiendo de donde salió aquel terror nocturno infantil. Fue muy intenso, no pude dormir en toda la noche y mira que estaba cansado. Hasta las 4 de la mañana en vela. Si me acuerdo que antiguos miedos que yo pensaba que ya estaban superados afloraron a la superficie (quiza no estaban superados despues de todo. Y mis dudas....que pasa si despues de estos diez días acabo mal!!!!

    Y que hice? Como me engañé para no sentir como mal conmigo mismo?
    Le eche la culpa a "los discursos" de la tarde. Hablé con el profesor para decirle que quería seguir pero sin asistir a los discursos. Lógicamente me dijo que eso no podía ser pues contenian instrucciones para poder profundizar más en la meditación. Es verdad que crearon un conflicto en mí. Todo eso de que hubieran profesiones buenas o malas, comportamientos sexuales correctos o incorrectos. La tarde del "pelo de la mujer hermosa en la comida, que asco!!!" me dio un ataque de risa en la sala. No creo en el bien y el mal, no creo en el pecado, no creo en correcto o incorrecto. NO me gusta que me coman el coco. Pero....la verdad es que me asuste mucho, muchisimo. Debí hacer caso al profesor y camptar de los discursos solo lo importante para mi meditación y dejar pasar todo lo demás y....ser más valiente.

    Muchas gracias por tu publicación.
    Necesitaba saber de la experiencia de alguien.
    Un cordial saludo.
    José Manuel.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu comentario José Manuel, como digo en algún momento, cuando empecé a escribir el artículo me di cuenta de que había sido tantas sesanciones que para reflejarlas todas debería escribi un libro (y tal vez lo haga)esa sensación de miedo yo también la tuve la segunda noche...me sobrevino una gran sensación de ansiedad y ganas de huir de la que me sobrepuse...observandola. En el fondo era consciente de que era una reacción de mi cerebro ante lo desconocido. Escuchado las charlas a mí me pasaba que se me hacían largas y ya conocía las historias porque leo sobre budismo desde hace muchos años, asi que me cansaba y sentía que llenaban mi cabeza de ideas después de un bonito día de silencio. Pero en los retiros de tradición budista...en todos hay charlas!

    Cuando tenía malas sensaciones mi cabeza buscaba rapidamente una excusa que las justificara y claro, a veces se la echaba a lo que ocurría allí dentro: las normas, las charlas, las comidas, se te pueden ocurrir las ideas más descabelladas buscando una respuesta a lo que estás sintiéndo. Otra vez tu cerebro y tu cuerpo reaccionando. El último día que puedes comuicarte con las demás personas hablamos mucho y nos dimos cuenta de que a casi todos se nos habían ocurrido las mismas ideas absurdas...

    De todas formas, no es malo ni bueno que no lo acabaras, en el haberte ido antes también hay un aprendizaje tan importante como el que pueda tener la persona que lo acaba. Y podrás hacerlo en otra ocasión.

    ResponderEliminar
  6. Me he apuntado para hacer el retiro en Palautordera. No sé para cuando me tocará, me he incrito en 3 fechas en donde habia lista de espera ...

    Ya veremos..

    Me ha encantado leerte y me han dado muchas más ganas de ir!!

    Muchisimas gracias por compartir!

    Que tengas un dia genial.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Hola! La verdad que aún no sé si encontrar tu experiencia en la web me dio tranquilidad o solo reafirmó mi miedo. Aceptaron mi cupo al curso y tengo una mezcla de felicidad y terror que no puedo describir...Cuan grandes serán mis fantasmas? No lo sé,pero evidentemente es mi momento de descubrirlo. Gracias por compartir tu experiencia. Abrazos de luz.

    ResponderEliminar
  8. Hola! Me parece muy valiente lo que has hecho y leyendo me identifico con lo que has sentido. Yo estoy buscando para hacer un retiro este verano pero va a ser mas suave. No tengo mucha experiencia y quiero empezar probando. Gracias por compartir esto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola angel,
      Has encontrado el retiro que buscabas? puedes recomendarlo? Muchas gracias

      Eliminar
  9. Hola Mar, felicidades por tu blog y gracias por compartir tu experiencia, me ha gustado mucho. Tengo la suerte de ir al próximo retiro la semana que viene del 22 de Mayo al 2 de Junio en Caldeleda, Ávila. Espero que sea muy provechoso para mi aunque soy consciente de que también será muy duro. La verdad que estoy nerviosa pero me siento afortunada por ir, ojalá podamos compartir experiencias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Excelente post, muchas gracias por compartirlo, da gusto visitar tu Blog.
    Te invito al mio, seguro que te gustará:
    http://leyendas-de-oriente.blogspot.com/

    Un gran saludo, Oz.

    ResponderEliminar
  11. hermoso post y muy necesario en estos momentos que estamos transitando! quiero aprovechar el espacio para compartir mi canal donde publico obras musicales relajantes para meditacion, espero que les guste y les sea de mucha utilidad! gracias y bendiciones!
    https://www.youtube.com/c/kaerem

    ResponderEliminar
  12. Hola, una sola vez realice meditacion guiada y llegue al estado THETA. Eso fue hace unos años.. ahora quiero meditar por mi cuenta. Que me recomendas para llegar a ese nivel que alcance cuando me guiaron?? Probe de meditar una hora con sonidos binaurales y no logro el miso alcance. Mariano (mariano-garcia@hotmail.com)

    ResponderEliminar